Patrocinadores

Conejos en adopción

¡Ayúdanos!


 Nuestra cuenta de PayPal es:
contabilidad@anacweb.es



Es una enfermedad de origen bacteriano provocada por el chlostridium spiriforme G+, responsable de la iota-enteroxemia. La toxina iota es una exotoxina, esto quiere decir que son excretadas por las bacterias durante el transcurso de su reproducción. En el conejo causa una patología entérica a menudo mortal. La incidencia es mayor en conejos entre las 5 y 8 semanas de edad, pero pueden afectarse conejos de cualquier edad.

El Chlostridiun spiriforme entra en el organismo huésped presumiblemente por vía oral, por medio de las esporas y coloniza en el intestino ciego, solo en presencia de factores predisponentes altera de forma significativa la flora microbiana normal y de crea un ambiente idóneo para el desarrollo de microorganismos, y que conllevan a la producción de la Iota-toxina. Esta causa la despitelización y necropsia del epitelio intestinal.

Se sugiere la existencia en el conejo adulto de una flora intestinal protectora frente a la acción de Cl. spiroforme, que no estaría completamente desarrollada en gazapos.

El CI. spiroforme necesita de un aporte de glucosa para producir toxina-iota, que cantidades moderadas de almidón que alcanzaran el ciego y fueran hidrolizadas a glucosa, podrían ser suficientes para favorecer la presentación de enterotoxemia iota.
Los animales sensibles son animales de 3-6 semanas que coinciden con el destete, ya que en este momento, tienen una baja población bacteriana en el digestivo y un pH gástrico alto. Los síntomas incluyen depresión, apatía, hipotermia, anorexia, diarrea liquida abundante, que puede ser hemorrágica, deshidratación, y muerte usualmente en las primeras 24 - 72 horas. Los adultos pueden desarrollar una forma crónica de esta enfermedad que se caracteriza por heces blandas, diarrea intermitente, anorexia y pérdida de peso. En la forma aguda se puede observar meteorismo; inflamación catarral.... sobre la flora cecal puede estar presente pequeñas hemorragias. La prevención suele ser higiénico sanitaria, reducir los factores de estrés, retardar el destete. La administración de antibióticos como la clindamicina y la lincomicina.

El tratamiento en casos simples se puede corregir con un simple cambio de dieta, incrementar la cantidad de fibra. Se le debe dar heno y reducir al máximo la verdura. Algunas de las causas pueden ser:

-Errores en la nutrición: ceso de proteína en el pienso. Ingesta excesiva (animales muy voraces), alimentos muy enriquecidos.(Esta ingestión excesiva favorece la parálisis en la motilidad intestinal por indigestiones, que favorecen el crecimiento masivo de clostridios y entero bacterias).Cambios de dieta. Destetes precoces.

-Antibióticos (Clindamicina, lincomicina, ampicilina, amoxicilina, enrofloxacina o cefalosporina). Todos estos antibióticos matan los gram positivos y la flora saprofita de los conejos.

-Estrés, provoca una disminución de defensas.

-Predisposición genética por disfunción del ciego.

- Hipo peristaltismo intestinal y parálisis de motilidad: por cambios bruscos de temperatura y/o temperaturas bajas persistentes. En conejas gestantes con alta tasa de prolificidad también se puede originar hipo peristaltismo. 

-Animales inmunodeprimidos

Compartir: