Patrocinadores

Conejos en adopción

¡Ayúdanos!


 Nuestra cuenta de PayPal es:
contabilidad@anacweb.es



La popularidad de los conejos como animales domésticos está creciendo en España a un ritmo vertiginoso. Cada día se adquieren más conejos enanos. Aunque todavía existe un gran desconocimiento de este pequeño animal, si lo comparamos con otros países Europeos, como por ejemplo Alemania, donde el conejo como animal de compañía está verdaderamente aceptado y reconocido socialmente. 

Los conejos podemos clasificarlos del siguiente modo: 

*Reino: Animalia 

*División: Chordata 

*Clase: Mammalia 

*Orden: Lagomorpha 

*Familia: Leporidae 

*Género: Oryctolagus 

*Especie: O. cuniculus 

El conejo doméstico pertenece al orden de los lagomorfos, no debemos confundirnos, como habitualmente ocurre, y denominarlos roedores (como son por ejemplo los ratones), ya que los conejos poseen un par de dientes incisivos accesorios superiores, que los roedores no tienen y los distingue de ellos. El término orycto viene del griego (desenterrado, fósil) y (orisso, cavar), haciendo referencia a las costumbres excavadoras características de ésta especie en estado salvaje, mientras que el término lagus significa estrictamente liebre. Su nombre proviene del término íbero kyniklos, que después derivó al término latino cuniculus, y al español conejo. 

Principales diferencias morfológicas entre los conejos enanos y los conejos comunes: 

* Orejas: los conejos enanos tienen unas orejas mucho más cortas con respecto al cuerpo que un conejo común. En un animal adulto las orejas deberían de medir unos 5 cm , y nunca deben superar los 7 cm. 

* Cabeza y morro: la cabeza de un conejo enano es mucho más corta y redondeada que la de sus parientes de talla normal. Su morro tiene un aspecto achatado o aplanado si comparamos su perfil con el de un animal de talla normal. 

* Cuerpo: el cuerpo de un conejo enano es mucho más corto y de formas más redondeadas que el de un conejo común porque sus huesos tienen una longitud menor. 

El conejo se caracteriza por tener el cuerpo cubierto de pelaje espeso. Viene a medir unos 40 o 45 cm de largo y puede compararse aproximádamente con el tamaño de un gato doméstico. Y llega a pesar entre los 1,5 kg y los 2,5 kg de media. Su cabeza es pequeña y ovalada, con grandes ojos y en la que destacan sus dos orejitas pequeñas y tiesas, o largas y caídas en el caso de los conejos de raza belier. Las fosas nasales las pueden abrir y cerrar. El labio superior lo tienen partido. Tienen una boca relativamente ancha y a su alrededor tiene largos y finos bigotes que los utilizan principalmente para orientarse y distinguir la proximidad de las cosas que tienen a su alrededor. Sus ojos están situados lateralmente lo que le facilita tener una visión de casi 360º, exceptuando dos puntos ciegos, uno a la altura de la nariz y el otro en la espalda. Los ojos de los conejos constan de 3 párpados (interno, externo superior e inferior). El interno le sirve para proteger la córnea en determinadas circunstancias, y los exteriores están dotados de pestañas para proteger al ojo en general. La cabeza está unida al cuerpo por el cuello, destaca lo corto que es. El cuerpo del conejo es sumamente frágil, sus huesos son bastante delicados pero a la vez ligeros, lo que les proporciona una gran velocidad.

Está formado por la caja torácica, las costillas protegen el corazón y los pulmones. La columna vertebral está formada por un total de 7 vértebras cervicales (las del cuello), 12 torácicas (pecho) y 7 lumbares (el tronco). El abdomen tiene una pared musculosa que protege a los órganos como el estómago, intestino y ciego, de gran delicadeza. Los machos no tienen hueso peneano y la bolsa escrotal es anterior al pene. 

Las patas del conejo, debemos distinguir entre anteriores y posteriores. Las primeras son finas, se mantienen rectas mientras el conejo está de pie, en cuanto se inclina se doblan a la altura del pecho. Son mucho más cortas que las posteriores. Las patas posteriores son fuertes, dan la movilidad al conejo y soportan el peso de su cuerpo. Las patas y manos del conejo no poseen almohadillas para protegerlos del contacto con el suelo, sino que están recubiertas de pelo. 

La cola del conejo es corta, situada en la parte trasera del cuerpo, tiene soporte gracias a 3 vértebras sacras prolongación de la espina dorsal. 

Compartir: