Conejos en adopción

¡Ayúdanos!


 Nuestra cuenta de PayPal es:
contabilidad@anacweb.es







Nuestro teléfono para Bizum es:
671 37 57 09

Patrocinadores

Los conejos son sociables por naturaleza y necesitan tener contacto por lo menos con otro miembro de su especie. Una persona u otro animal (de otra especie) nunca podrá sustituirlo. Por lo tanto, si tienes un conejo, deberías plantearte muy seriamente darle un compañero.

Antes de nada, ten en cuenta que para tener 2 o más conejos es imprescindible la esterilización de todos ellos.

Estas son las diferentes posibilidades:

Una pareja

Es la combinación ideal y casi siempre se llevan bien entre sí. Pero eso sí, ambos castrados. ¿Por qué? Además de lo evidente, que sería evitar tener descendencia y la cantidad de problemas de salud que nos ahorramos, en este caso lo que tienes que saber es que el macho montará a la hembra aunque esté castrado, y esta puede desarrollar un embarazo psicológico. La montará porque así es como los conejos deciden rangos. Ella le rechazará, él se enfadará, y vendrán las peleas.

Por otro lado, un macho sin castrar igualmente montará a la hembra entera (por dominancia y por hormonas). Insistirá constantemente, la hembra se enfadará y vendrán las peleas. En estas circunstancias no puede construirse ninguna relación que sea sana y no podrán convivir.

Dos machos

De jóvenes pueden convivir pacíficamente, pero al alcanzar la madurez sexual empezarán a pelear. Eso es completamente normal, ya que así es como definirán rangos (quién será el dominante y quién el sumiso), pero si viven en un lugar poco espacioso y sin posibilidades de huir, los enfrentamientos llegarán a ser agresivos y ambos acabarán malheridos. La única forma de evitarlo es mediante la castración y a ser posible a una edad temprana, antes de que empiecen a pelearse. Así habrá más probabilidad de que puedan llegar a tener una buena convivencia. Aún así es una apuesta arriesgada.

Dos hembras

Pueden llegar a llevarse bien y tener una buena convivencia, pero suelen ser muy territoriales. Para facilitar que la socialización sea positiva, ambas deben estar castradas. También es una apuesta arriesgada.

 

Para presentar un conejo recién llegado a casa hay que seguir unas pautas, no podemos ponerlos juntos y ya está. En este enlace te contamos cómo lo hacemos.

Compartir: