Conejos en adopción

¡Ayúdanos!


 Nuestra cuenta de PayPal es:
contabilidad@anacweb.es




Patrocinadores

Los niños son niños. Cuando un niño quiere tener un animal y promete que se va a hacer cargo de él para siempre, es porque de verdad lo cree así en ese momento. Pero tú como adulto, tienes que tener en cuenta que a veces son solamente un capricho, y que pasado el tiempo, es posible que deje de hacer caso al animal y serás tú quien tenga que hacerse cargo de él.

Por eso, piensa muy bien si llevar al animal a casa o no, ya que éste no es un juguete que sacar de casa cuando ya no quieras. Es un ser vivo y tiene necesidades, hay que responsabilizarse de él y cuidarlo todos los días. Y aunque el niño le cuide y preste atención, serás tú el encargado de supervisar lo que el peque supervisa. Porque le estás enseñando.

Los niños aprenden con el ejemplo. Si tenéis un animal en casa, y tras ver que tu hijo ya no le hace caso decides deshacerte de él… ¿qué crees que aprenderá tu hijo? Debemos enseñarles responsabilidad, compromiso y respeto, que los animales no son objetos de los que podemos desprendernos cuando ya no nos interesan.

Puedes ayudarle creando una rutina, un horario que incluya todas las actividades necesarias a horas fijas en las que uno de los adultos responsables pueda ayudarle. Podéis hacerlo juntos o que lo haga él, pero no olvides comprobar que ha cumplido con sus obligaciones, y si es así, felicitarle y premiarle. Eso le motivará a seguir haciéndolo.

Si no estás dispuest@ a tener esta responsabilidad, no dispones del tiempo necesario, etc… entonces no lleves a un animal a casa.

Si aún así sigues decidido, estás en la obligación de informarte de sus cuidados antes. En nuestra web dispones de algunos artículos que te ayudarán a conocerlos.

Aspectos más importantes sobre sus cuidados

Todo listo para su llegada

 

Compartir: